20 de septiembre de 2017

Mermelada de melocotón

Cada mañana una pieza de fruta, un par de tostaditas con mermelada y un café con leche es lo que me hace despertar y coger fuerzas para encarar un nuevo día.
Recuerdo como me pasé toda mi adolescencia madrugando para ir al instituto sin meter nada en la boca hasta la hora del recreo. A las 12 de la mañana un pincho de tortilla (en el mejor de los casos) o una palmera de chocolate. Lo pienso y no sé cómo lo hacía, ya que ahora me levanto con un hambre voraz, deseando sentarme a la mesa. Y ojo, que no lo digo para bien... El desayuno es la comida más importante del día y en él no deben faltar frutas, cereales y lácteos, una pieza de bollería no es la opción.
Como os decía en la receta de Mermelada de nísperos, de unos meses hasta ahora cuido los desayunos al máximo y una gran parte es proveer mi despensa de distintas mermeladas y confituras hechas con frutas frescas de temporada para que me duren el resto del año.
Aparte de la de fresas, la de melocotón me encanta.
¡Espero que os guste!

Ésta es mi aportación para el primer reto del curso de:

Y... ¡Aquí estamos de nuevo!
En ésta ocasión y como se todos es sabido que el mes de Septiembre, como en Enero, además de traer una serie de propósitos nuevos, trae consigo unos gastos desorbitados, Toñi nos lo ha querido poner fácil y aprovechar para hacer conservas dulces que podamos comer el resto del año.
Si queréis ver conmigo la participación del resto de mis compañeras podéis hacerlo en: Desafío en la cocina. Mermeladas y conservas dulces.





INGREDIENTES:

- 1 kg de melocotones maduros
- 400 g de azúcar
- 15 ml de zumo de limón



PREPARACIÓN:

Lavamos, pelamos y troceamos los melocotones irregularmente, pasándolos al cazo donde vayamos a realizar la cocción.

Agregamos el azúcar, que normalmente para este tipo de conservas dulces, suele ser la mitad de la medida de la fruta que vayamos a usar.
Si como en éste caso la fruta está madura, resultará bastante dulce ya de por sí, así que no es necesario seguir esta "norma" y yo le he echado un poco menos de la mitad.

Agregamos el zumo de limón, que puede ser natural, o el envasado como hago yo.
Éste actúa como conservante, y además le aporta un leve toque de acidez. 

Llevamos al fuego, y removiendo con ayuda de una lengua de cocina, esperamos a que llegue a ebullición.
Entonces, la fruta empezará a soltar sus propios jugos y se cocerá junto con el azúcar ya disuelto y el zumo de limón, que llegarán incluso a cubrirla.
Entonces, bajamos el fuego manteniendo la ebullición, y dejamos cocer durante 30 minutos aproximadamente.

Pasado el tiempo, la fruta estará perfectamente cocinada y los jugos formarán una especie de almíbar espeso.

Pasamos al vaso de la batidora y trituramos a máxima velocidad durante 5 segundos.
De ésta manera la mermelada quedará muy fina pero con algún que otro pequeño tropezón.
Vertemos en tarros de conserva previamente hervidos para lograr su total esterilización (A mi no me ha cabido toda la preparación en los tarros de conserva por lo que he tenido que meter el sobrante en un vaso normal que no cerraré al vacío y es la primera que hay que consumir).

Disponemos los tarros cerrados lo más fuerte posible en una tartera con agua hasta cubrirlos.
Una vez empiecen a hervir, dejamos cocer durante 20 minutos.

Entonces, sacamos con ayuda de un paño, y dejamos que enfríen sobre la encimera, colocados del revés, para saber si el vacío ha quedado de manera correcta.

Entonces conservamos en un lugar fresco y seco, durante preferiblemente no más de un año.
Una vez abramos uno de los tarros, debemos conservarlo en la nevera y consumirlo durante las semanas siguientes.
Éste es el resultado de nuestra mermelada de melocotón.

Con unos trocitos de pan de jengibre, ideal.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

18 de septiembre de 2017

Empanada de pisto

¿A quién no le gusta una rica empanada?
A mí me encantan, ya sea de bacalao, de atún, de zamburiñas y rape o de carne como esta de picadillo o la típica leonesa de pimientos, cecina y queso de cabra
Todas me van bien, y todas me parecen una excelente opción para un picnic o simplemente como arreglo de una cena improvisada.
Ésta en especial, nos encantó. La hice para comer tras una ruta en familia y resultó de lo más placentera, y es que no se a vosotros, pero a mi no es más que sacarme de casa, y hasta las cosas más básicas me saben riquísimas, y ya si es después de haber hecho algo de provecho, y el hambre aprieta, mejor que mejor.
¡Espero que os guste!






(20 porciones)
INGREDIENTES:

- 1 Cebolla
- 1 Pimiento verde
- 1/2 Pimiento rojo
- 1 Calabacín
- 1 Lata de aceitunas verdes sin hueso
- 500 g de atún en conserva
- 2 Huevos duros
- 4 Placas de hojaldre
- 1 Huevo
- AOVE
- C/s de sal



PREPARACIÓN:

Primeramente ponemos dos huevos a cocer en un cazo con agua, sal y un chorro de vinagre.
En una sartén con un buen chorro de AOVE, disponemos la cebolla cortada en mirepoix y dejamos cocinar hasta que comience a transparentarse.

Entonces, agregamos los pimientos rojo y verde cortados en mirepoix también.

Cuando éstos hayan comenzado a pochar, agregamos el calabacín en dados.

 Entonces cocinamos todo junto durante 15 minutos, hasta que las verduras estén  hechas.

Entonces, retirándoles la máxima cantidad de aceite posible, vertemos en un bol.

Agregamos las aceitunas cortadas en rodajas.

Y por último el atún.

Con ayuda de una cuchara mezclamos todo muy bien.
Rectificamos de sal si fuese necesario, y si lo deseamos agregamos una cda de tomate frito.

Extendemos dos placas de hojaldre sobre la bandeja con papel sulfurizado, y las unimos con un poco de agua, presionándolas.

Vertemos sobre ellas todo el relleno, y con ayuda de una lengua de cocina lo extendemos, dejando un pequeño espacio vacio con el que haremos los bordes.

Pelamos los huevos duros y los cortamos en láminas, disponiéndolos de ésta manera sobre el relleno.

Entonces, disponemos las dos placas de hojaldre unidas de igual manera que formarán la superficie de la empanada.
Con ayuda de los dedos, pellizcando las masas de abajo y arriba juntas, formamos los bordes.
Después, con ayuda de un tenedor, pinchamos el hojaldre de arriba para evitar que suba demasiado y forme burbujas de aire.

Pincelamos la empanada con el huevo, para que tras el horneado la empanada tenga un color dorado.
Metemos en el horno precalentado a 180ºC durante 25 minutos aproximadamente.

Tras salir del horno, el aspecto de la empanada es éste:

Éste es el resultado final de nuestra empanada.

 También se puede hacer con el huevo picado y mezclado en el relleno, y el hojaldre de la superficie enrejado.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

15 de septiembre de 2017

Loukoumades

Reposteras por Europa, destino: Chipre.



La gastronomía chipriota está fuertemente influida por las cocinas griegas y turcas.
Entre sus platos típicos cabe destacar el Mezze que es una especie de aperitivo que se sirve antes de cada comida. Los pescados a la parrilla, moussaka, tava y kleftiko platos preparados a base de cordero, el queso halloumi...
En cuanto a los portres, con base oriental, suelen ser muy dulces, hechos con miel y almendras, ideales para acompañar con un chupito de ouzo, bebida típica de anís.




Señores pasajeros, aterrizamos en Chipre, y traigo a bordo éstos típicos loukoumades.

Puede que éstos pequeños bollitos sean uno de los postres más tradicionales en las cocinas chipriotas cada Navidad.
Unos ricos trocitos de pan fritos, muy esponjosos que se bañan en un sirope de miel y son comúnmente espolvoreados con canela y trocitos de frutos secos.
¡Espero que os guste!



(10uds)
INGREDIENTES:

- 1 y 1/2 taza de harina (Mitad harina de trigo, mitad harina de fuerza para pan)
- 1 Taza de agua templada
- 1 Cda de levadura de panadería en polvo
- C/s de ralladura de limón
- 10 ml de zumo de naranja
- Pizca de sal
- Cdita de azúcar


Para el sirope:

- 2 Cdas de miel
- 1 Cda de agua



PREPARACIÓN:


Mezclamos la levadura junto con el agua templada.
En un recipiente, disponemos las harinas, el azúcar, la sal y la ralladura del limón.

Mezclamos y añadimos el zumo de naranja.

Añadimos poco a poco sobre la mezcla mientras mezclamos con ayuda de una cuchara, el agua junto con la levadura.

Mezclamos hasta formar una masa elástica y pegajosa.
Entonces dejamos leudar durante 2 horas en un sitio sin corrientes.

Pasado el tiempo, disponemos en un cazo al fuego suave la miel junto con el agua, con el que vamos a realizar el sirope final.

Formamos bolitas de aproximadamente 20 g y freímos en abundante aceite de girasol caliente, por todos los lados.

Una vez fritas, las pasamos al cazo con el sirope de miel, y salteamos para que éste se integre bien por toda la superficie.

Entonces, disponemos en el plato de presentación.
Éste es el resultado final de nuestros loukoumades.

Si se desea, podemos espolvorear un poquito de canela por encima.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

13 de septiembre de 2017

Pastel de sándwich

Hoy traigo un clásico entre los clásicos del verano, aunque bien es cierto que yo nunca había servido así los sándwich. 
De ésta manera formamos un pastel frío de pan de molde que es rellenado como un sándwich pero presentado en versión tarta.
Os aseguro que es un triunfo total, y ya no sólo por lo sencillo y rápido que  que resulta de hacer.
Es que en cuanto a la presentación no hay más que ver que entra por los ojos, el relleno gusta a todo el mundo, lleno de sabor, y lo mejor de todo es la versatilidad que tiene, y es que sirve como aperitivo para cualquier tipo de cena informal y ahora en verano para cualquier reunión con amigos en una barbacoa o un picnic.
Como siempre os digo podéis dejar volar vuestra imaginación y rellenarlo y decorarlo con los ingredientes que más os gusten.
Yo por ahora ésta es la receta que he venido siguiendo, guiándome por uno de mis blogs de cabecera Las Mariacocinillas, y no me cabe ninguna duda de que el año que viene, repetiré, al igual que jugaré con varias combinaciones que tengo en mente.
¡Espero que os guste!






(4 pax)
INGREDIENTES:

- 8 Rebanadas de pan de molde sin corteza
- 1 Huevo
- 200 g de atún en conserva
- 80 g de mayonesa
- 2 Tomates
- 10 Hojas de cogollo de lechuga
- 4 Lonchas de queso emmental
- 4 Lonchas de jamón de york
- C/s de mayonesa
- Aceitunas verdes



PREPARACIÓN:

Primeramente, disponemos un huevo en un cazo con agua, sal y un chorro de vinagre.
Cocemos durante 12 minutos, entonces, lo ponemos bajo agua fría, le retiramos la cáscara y reservamos.

Mezclamos el atún junto con los 80 g de mayonesa.

Mezclamos hasta tener una especie de masa como ésta.

Con ayuda de un cuchillo de sierra, cortamos el tomate en rodajas finas.

En un recipiente hermético con fondo, ponemos un trozo de papel film para cubrirlo.
Sobre éste, colocamos dos rebanadas de pan de molde, o si disponemos de ellas, dos placas de pan de molde.

Sobre el pan, añadimos una capa de atún con mayonesa, y lo extendemos bien sobre toda la superficie.

Colocamos 5 hojitas de cogollo de lechuga.

Y después, un tomate cortado en rodajas.

  Ponemos otra capa de pan de molde y haciendo un poco de peso presionamos para que el pastel vaya tomando forma.

Después, sobre el pan, ponemos el queso.
Yo en mi caso he usado emmental que nos encanta y mantendrá la forma a pesar de los calores.

Y después ponemos un par de lonchas de jamón de york.

Repetimos el proceso desde el principio para formar un pastel con doble capa.
Empezamos poniendo sobre el jamón de york una nueva capa de pan, de atún con mayonesa y de lechuga y tomate.

Después colocamos otra capa de pan de molde, el queso y el jamón de york.

Finalizamos el pastel con otra capa de pan de molde.
Tapamos con el papel film sobrante.

Disponemos algo que pese para que ejerza un poco de fuerza y haga que el pastel tome forma. Yo he utilizado un tetra-brick de leche.
Metemos en el frigorifico hasta antes de su consumición.

Justo antes de su consumición, sacamos del recipiente dándole la vuelta sobre el plato de presentación y le quitamos el papel film.
Cubrimos la superficie y los bordes del pastel con mayonesa, y decoramos con rodajas de aceitunas  y láminas de huevo cocido.

Así es como se ve nuestro pastel de sándwich.

En otra versión del pastel, disponemos las láminas de huevo dentro del mismo pastel, junto a los vegetales.
Éste es el resultado de nuestro pastel.

 En ésta ocasión de una sola capa.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-